lunes, 28 de junio de 2010

Indignación en Ferrari por lo ocurrido en Valencia

Sigue la polemica por lo ocurrido ayer en el transcurso del GP de Europa y especialmente por la accion que protagonizo Hamilton y el Safety Car y que llevo a la ridicula sancion que sufrio Hamilton aplicada pos los ineptos que ayer se llamaban comisarios de carrera con Charlie Whiting a la cabeza.
Stefano Dominicali, jefe de Ferrari, habló también sobre el tema. Domenicali estaba claramente enfadado con lo visto ayer en Valencia, y dijo que le han pedido a la FIA que reconsidere las normas del Safety Car.
Cuando tomas unas decisiones y afectan a la clasificación final es algo que se debe reconsiderar"
El italiano no podía esconde su enfado al acabar la carrera. "Por supuesto que estamos muy enfadados. En la parte deportiva creo que fuimos extremadamente desgraciados", "La frustración está relacionada con el hecho de saber que ciertas decisiones están bien y no mal. Pero cuando tomas unas decisiones y afectan a la clasificación final es algo que se debe reconsiderar".
El de Ferrari anunció que la Scuderia ha hablado con la FIA para aclarar lo ocurrido. "Hemos tratado este asunto con la FIA", ha dicho Domenicali. "El resultado es definitivo, en el futuro deberemos estar seguros de que las cosas de las que hemos hablado no se repitan."
Sobre las declaraciones de Alonso, Stefano Domenicali dijo que las hizo en caliente, aunque lógicamente entiende su punto de vista. "Fernando fue el perjudicado de la situación. Nuestra carrera resultó herida por una situación que no estaba bajo nuestro control."
Recordemos las declaraciones de Fernando Alonso:"Íbamos rodando bien, terceros después de una buena salida. Luego salió el safety-car y no nos vino muy bien. Hamilton adelantó al Safety-car, algo que nunca había visto, adelantar un coche con banderas amarillas a un coche médico. Íbamos un metro uno del otro y uno acabó segundo y otro noveno".
El safety-car arruinó la carrera de Alonso que optaba a podio. Pero el enfado no viene por eso, ya que tras el espectacular accidente de Webber y Kovalainen es algo normal. Pero lo incompresible es que la dirección de carrera tardará tanto en sancionar al piloto de McLaren por esa maniobra incorrecta y de una manera que incluso ha salido beneficiado el británico.
"Sí podíamos haber acabado segundos. Luego con el safety-car yo hubiera acabado noveno y lo normal es que Hamilton terminara octavo. Pero aquí cuando haces las cosas bien que es respetar las banderas amarillas quedas noveno y uno que no las respeta queda segundo".
Y es que da la sensación que haga lo que haga Hamilton siempre sale como el gran beneficiado. Además de no ser por la queja del asturiano a sus ingenieros probablemente dirección de carrera ni siquiera le hubiera penalizado. Aún así han tardado 20 vueltas en sancionarle. "Sí se ve que era muy difícil esta vez ver muchas repeticiones de cómo adelantas a un coche médico. Es lo que hay. Por desgracia todo va en contra nuestra, parece que permiten todo. Es una pena pero no por nosotros porque las carreras son así, pero sí por los 70.000 espectadores que han estado hoy aquí y que han venido a ver una carrera manipulada".
Por su parte Piero Ferrari, vicepresidente de la casa de 'Il Cavallino', asegura en una palabras publicadas por el sitio web de la 'Scuderia' estar "decepcionado" por todo lo sucedido en la carrera en suelo español, al tiempo que confesaba no acabar de creerse toda la polémica desatada dentro de un deporte en el que "se espera más de los profesionales".
"Sigo todas las carreras del motor, más aún cuando se trata de campeonatos en Estados Unidos, donde el coche de seguridad es habitual, pero nunca he visto algo como lo de Valencia", comentó Piero Ferrari.
El jefe de Ferrari, Luca di Montezemolo, a asegurado que lo que ocurrió en Valencia fue "muy grave e inaceptable".
El resultado de la carrera de ayer fue desvirtuado. Ferrari, que demostró ser competitivo en el Gran Premio de Europa, pagó un precio demasiado elevado por respetar las reglas. Mientras tanto, aquellos que no siguieron las reglas fueron sancionados por los comisarios de carrera de una forma menos severa que el daño sufrido por los que sí las respetaron", apunta el italiano en un comunicado oficial de la Scuderia. "Eso es un hecho muy grave e inaceptable crea precedentes peligrosos, arrojando una sombra a la credibilidad de la Fórmula 1. Estamos seguros de que la FIA analizará completamente lo sucedido, adoptando las decisiones necesarias. Ferrari seguirá con interés".

No hay comentarios:

Publicar un comentario