martes, 14 de agosto de 2018

Lewis Hamilton: "Este año Ferrari es más rápido que nosotros"


El actual líder del mundial, cree que el monoplaza italiano es mejor que la estrella plateada

Nos encontramos en pleno parón estival, días en los que toca echar la vista atrás y hacer balance tras la disputa de la 12 primeras citas y a falta ya de tan solo 9.
Lewis Hamilton y Mercedes son los actuales líderes de las dos clasificaciones del campeonato. El británico tiene una ventaja de 24 puntos sobre su gran rival, Sebastian Vettel. Esta actual ventaja ha sido obtenida gracias a las dos victorias consecutivas de Hamilton en Alemania y Hungría y a dos "malos" resultados de Vettel, abandono en su país y tercera plaza en Hungría, cuando en ambas era el gran favorito para llevarse el triunfo.
En cuanto a la clasificación de constructores, la cosa esta más igualdad, ya que tan solo 10 puntos separan a Mercedes de Ferrari.
Pero a pesar de ser el equipo alemán el líder en ambas categorías, queda claro que el paso adelante dado por los de Maranello es evidente, y que lo más normal, si algo es normal tratándose de carreras" es que Ferrari liderada ambas clasificaciones, como ocurría tan el GP de Gran Bretaña.
En declaraciones a la web oficial de la Fórmula 1, Lewis Hamilton reconoce que el SF71H es a día de hoy en mejor auto de la parrilla y que les tocara trabajar duro si quieren mantener la actual ventaja:
"Estamos compitiendo con un equipo que es más rápido que nosotros este año. El año pasado estuvimos bastante equilibrados, ya que hubo algunos fines de semana que ellos fueron más rápidos y algunos que éramos nosotros los más rápidos.
Pero este año creo que en general la cosa va más a favor de Ferrari. Hay demasiados fines de semana en los que ellos son más rápidos y nosotros estamos detrás. La presión para extraer cada décima es mayor que nunca si quiero ser el número uno al final del año."
Lewis asegura que los pequeños detalles y los pequeños errores eran claves para decidir el titulo
"En última instancia, el año pasado alcanzamos el mismo nivel de presión en algún momento; es solo que este año está aún más cerca que el pasado, por eso, el más mínimo error es incluso más costoso.
Por todo esto tenemos más presión. Eso es lo mismo para cualquier deporte si sabes que el último golpe o último servicio es el punto más importante, es la batalla más intensa”.
En menos de dos semanas, tendremos un nuevo capítulo de esta interesante lucha.

jueves, 26 de julio de 2018

Previo GP de Hungría: Así es Hungaroring


Llegamos a la decimosegunda cita del calendario y última antes del parón veraniego

Una vez hubo terminado el bloqueo político a Hungría, los húngaros quisieron ser protagonistas en el mundo del automóvil, y pensaron tener un gran premio local. Así, el 1 de Octubre de 1985 comenzó la construcción del circuito de Hungaroring, que albergaría la primera carrera de Fórmula 1 en Hungría. Se construyó a unos treinta kilómetros de la capital de Hungría, Budapest.
En 1986, llego el ansiado Gran Premio de Fórmula 1. Más de 100.000 espectadores asistieron a una de las victorias más memorables de Nelson Piquet ante Ayrton Senna, con un adelantamiento magistral en la recta de meta. El segundo momento histórico que se puede rescatar de Hungaroring llega en 2003, tras una notable actualización de la pista, cuando Fernando Alonso lograba su primera victoria en la F1. La edición de este año, es la 33ª consecutiva de este Gran Premio
Lento y revirado, para los pilotos es un circuito divertido para pilotar, pero el asfalto provoca bastante quebraderos de cabeza a pilotos y equipos por dos motivos: Uno, el polvo, debido a que la pista no se usa mucho el resto del año, haciendo que el agarre vaya mejorando según se va limpiando y se acumula la goma tras el paso de los monoplazas. El segundo, es su temperatura, ya que normalmente hace mucho calor, superando habitualmente el asfalto los 50ºC. El calor también lo hace duro físicamente para los pilotos porque la carrera suele ser muy larga, casi en el límite de las dos horas.
Al margen de la recta de 700 metros, el resto es una sucesión de curvas de media y baja velocidad, por lo que la configuración de los coches es de máxima carga aerodinámica, similar a la de Mónaco, lo que permite a los pilotos ser agresivos con el coche. El agarre mecánico es muy importante, y los reglajes de la suspensión se ablandan un poco para mejorarlo y para disponer de buena tracción a la salida de las curvas, que obligan al piloto a dosificar continuamente el acelerador. La ausencia de largas rectas, y por lo tanto también de fuertes frenadas, hace que los adelantamientos sean muy complicados. La frenada para la primera curva es la mejor oportunidad, pero el piloto de delante tiene que cometer un error saliendo de la última curva para poder cogerle el rebufo en la recta.

En el transcurso de los 4.381 metros que tiene de longitud el trazado, los pilotos tienen que frenar por debajo de 100km/h en tres puntos  y cambiar de marcha en 48 ocasiones. Los pilotos deberán dar 70 giros al trazado.
En cuanto al carril de boxes, Hungaroring cuenta con un pit lane de 341 metros, que tarda en recorrerse 15,3 segundos más la parada.
En Hungría y como es habitual, la FIA implementará también dos zonas de DRS. El primer punto de activación será en la recta de meta, uno de los lugares más claros de adelantamiento, y la segunda está entre las curvas uno y dos. Ambas zonas de DRS tendrán un solo punto de detección, localizado unos metros antes de encarar la curva 14.
Pirelli llevará a Hungría los compuestos medio, blando y ultrablando, compuestos que deberían proporcionar un buen compromiso entre rendimiento y resistencia a las altas temperaturas. Hungaroring no es particularmente exigente con los neumáticos, pero la serie ininterrumpida de curvas hace que los compuestos no tengan muchas oportunidades de refrescarse en el transcurso de la vuelta.
Horarios completos:
Jueves
  Libres 1: 11:00h
  Libres 2: 15:00h
Sábado
  Libres 3: 12:00h
  Calificación: 15:00
 Domingo
  Carrera: 15:10h

miércoles, 18 de julio de 2018

Previo GP de Alemania: Así es el circuito de Hockenheim


Tras faltar el año pasado, vuelve el histórico GP de Alemania. Y lo hace repitiendo el escenario de la cita celebrada en 2016

El caso de Alemania es uno de los precedentes de lo que ha pasado en España. Tras una época dorada con los años de gloria de Schumacher, en los que organizaban dos Grandes Premios en los que se agotaban las entradas. El descenso de público en los circuitos alemanes llevó a tomar la decisión de celebrar una sola cita al año con la alternancia de las sedes.
Pero las cosas no mejoraron, y tras no llegar a un acuerdo ni con Nurburgring ni con Hockenheim para la disputa de la carrera, la FIA dejo finalmente el GP de Alemania fuera del mundial. Por suerte la F1 vuelve a Alemania en 2016, aunque al año siguiente volvió a desaparecer.
A 25 kilómetros en dirección sudoeste de Heidelberg, en la zona superior del valle del Rin, el circuito de Hockenheimring se encuentra a escasos kilómetros de la ciudad que le da su nombre, Hockenheim.
 Trazado nacido en 1932 y al que Hermann Tilke ha sido el último en "reorganizar", o casi mejor dicho "mutilar". A costa de perder parte de sus zonas de velocidades extremas, se ha convertido en un circuito en el que abundan las luchas cuerpo a cuerpo y se suelen ver numerosos adelantamientos.
El circuito de Hockenheim se encuentra en las cercanías de Heildelberg y fue construido en la primera mitad de los años treinta. Originariamente era un circuito de pruebas para los coches de Mercedes- Benz. El trazado alemán tiene como característica principal sus largas rectas que hacen que se alcancen velocidades elevadísimas. Si bien el circuito ha sufrido algunas modificaciones para reducir su velocidad, la pista de Hockenheim continúa siendo una de las más rápidas del calendario, con puntas de más de 330 km/h.

A pesar de que ya no cuenta con las largas rectas del pasado, aún sigue siendo un circuito exigente para el motor, ya que la velocidad media de este durante la vuelta es alta, el 62% de la vuelta se completa con al acelerador pisado a fondo.
Hockenheim tiene una longitud de 4.574 metros, que los pilotos tendrán que completar hasta en 67 ocasiones el domingo para conseguir una distancia total de carrera de 306.458 km. Lo conforman 17 curvas, 10 de ellas a derechas y 7 a izquierdas.
El trazado, desde su remodelación, cuenta con dos zonas claves: el estadio, revirada y estrecha donde es casi imposible adelantar; y la parabólica (o recta de atrás), tras la que los pilotos llegan a la frenada de la horquilla de la curva 6, el punto más claro de adelantamiento de la pista.
Como novedad, este 2018, tendremos tres zonas de DRS. La primera zona se encuentra tras la primera curva (Nordkurve) y llega hasta la frenada de la segunda. La segunda zona de DRS está en la larga y ligeramente inclinada curva que conduce a los monoplazas hasta la curva 6 del circuito, una de las horquillas más lentas de la temporada que se coge, aproximadamente, a unos 65 km/h. Allí, los pilotos intentarán aprovechar la fuerte frenada para hacer efectiva su maniobra. La novedad de este año, se encuentra en la tercera zona, la cual estará en la recta principal.
Para esta carrera, Pirelli ha decidido traer los compuestos  Medios, los Blandos y el Ultrablando.
Horarios completos:
Jueves:
  Libres 1: 11:00h
  Libres 2: 15:00h
Sábado:
  Libres 3: 12:00h
  Calificación: 15:00
 Domingo
  Carrera: 15:10h

miércoles, 4 de julio de 2018

Previo GP de Gran Bretaña: Así es el trazado de Silverstone


Llega la décima cita de la temporada, y la F1 se desplaza al país donde la vio nacer, hace ya 68 años. Llega el GP de Gran Bretaña, en el siempre emocionante circuito de Silverstone

La Fórmula 1 vuelve a casa, ir a Gran Bretaña y especialmente al circuito de Silverstone, es posiblemente un retorno a su lugar de nacimiento.
Hablar de Silverstone es hablar de la historia viva de la Fórmula 1. Y es hablar del circuito en el que se corrió la primera carrera de la máxima categoría automovilística. El 13 de Mayo de 1950, Giuseppe Farina con su Alfa Romeo ganaba en Silverstone el primer Gran Premio de un Mundial de Fórmula 1, ante cien mil espectadores y otros veinte monoplazas. Este año celebraremos la 52ª edición
Silverstone es un circuito rápido, aunque a medida que ha ido cambiando a lo largo de los años, ha ido perdiendo ese carácter tan rápido que solía tener. Si a mediados de los años 80, era prácticamente tan rápido como Monza, a finales de esa década se ralentizó el circuito, y aún un poco más a principios de los años 90, que dejaron Silverstone tal y como lo conocíamos hasta hace pocos años, antes de la última modificación, aunque el carácter general no se ha visto demasiado afectado.
Para iniciar esta nueva época, en 2010 el circuito estreno una nueva configuración destinada a mejorar el disfrute de los espectadores y hacer de Silverstone un reto aún mayor para los pilotos. Y es que el nuevo complejo de curvas denominado "Arena", que comienza en la remodelada Abbey (curva 1) para volver al antiguo trazado en Brooklands (curva 6), hace que al contrario de lo que suele suceder, el circuito sea más rápido aún que antes.
En 2011 se completa el proyecto de renovación del circuito con el cambio de la posición de la recta de meta, ahora entre la curva Club (18) y Abbey (1), inaugurándose un nuevo paddock y edificio de boxes.
Con una gran cantidad de curvas rápidas que exigen una elevada carga aerodinámica, el circuito pone los pelos de punta, sobre todo cuando los pilotos se lanzan en séptima velocidad a la curva 9, Copse, para llegar a 300km/h a Becketts, una secuencia de curvas muy fluida en la que los pilotos prácticamente no tocan los frenos y en la que la alta velocidad genera un apoyo en el coche que hace que los pilotos sufran tremendas fuerzas G.

Otro factor a tener en cuenta en Silverstone son las condiciones climatológicas. En este circuito el viento suele ser muy fuerte, y además hay que tener en cuenta que la lluvia puede hacer presencia en el trazado en cualquier momento, dado que se encuentra en una zona muy propensa a las precipitaciones.
Los equipos suelen quitar ala al llegar a Silverstone para poder afrontar en mejores condiciones la rapidez del circuito. Además es importante contar con un motor potente.
El circuito de requiere una alta carga aerodinámica. El máximo rendimiento se consigue con un buen equilibrio entre la parte delantera (ha de ser dura) y la trasera (tiene que ser más blanda), dado que se necesita buen apoyo en la parte delantera para afrontar las curvas rápidas del circuito, y un buen agarre en la parte trasera para negociar las curvas lentas de la última parte del trazado.
Los neumáticos sufren mucho debido a las curvas muy rápidas que hay aquí. Como ya comentamos, los frenos no sufren mucho porque en la primera parte del trazado apenas se utilizan.
El coche tiene que tener mucha altura para que el piloto vea bien en las zonas de baches. En cuanto a las paradas, las altas posibilidades de lluvia hacen que las estrategias puedan cambiar.
Para esta cita y como ya ocurrió hace una semana en Austria tendremos 3 zonas de DRS en lugar de las dos habituales. El punto de detección de la primera zona estará antes de la curva 3, la Village, y el punto de activación después de Aintree para utilizarlo en la recta Wellington. La segunda zona de detección estará después de la Maggots, mientras que su correspondiente activación es, el tras el viraje de Chapel.
Pero además, este 2018, habrá una zona extra desde la última curva hasta la primera. Se activara tras la Curva 18, Club, de tal manera que podrían entrar a la primera curva, Abbey, y a la segunda, Farm, con él DRS abierto.
Para la cita de Gran Bretaña, Pirelli pondrá a disposición de los equipos los compuestos, Blandos, Medios, y el estreno este 2018, del compuesto duro. Además hay que recordar, que Pirelli para esta cita, así como para ya fue Barcelona y Paul Ricard, ha modificado sus compuestos. Concretamente en fabricar las gomas unos 0,4 mm más delgados de grosor, lo que permitirá que el peso de los monoplazas baje alrededor de un kilogramo.
Como anécdota, señalar que el circuito de Silverstone se encuentra en el Motorsport Valley, zona en la que se ubican las sedes de la mayoría de equipos de F1.
Horarios de este fin de semana
Viernes
  Libres 1: 11:00h
  Libres 2: 15:00h
Sábado
  Libres 3: 12:00h
  Calificación: 15:00
 Domingo
  Carrera: 15:10h

miércoles, 27 de junio de 2018

Previo GP de Austria: Conozcamos mejor el Red Bull Ring


Tras “estrenar” Paul Ricard, la F1 se desplaza a Austria por cuarto año consecutivo

Tras once temporadas ausente, el veterano circuito de Austria regresó hace cuatro temporadas  al calendario de la Fórmula 1 bajo el nombre de sus actuales propietarios. Spielberg, Osterreichring o A1 Ring, como ha sido conocido históricamente, es llamado ahora Red Bull Ring desde que la marca de bebidas energéticas austriaca lo comprase.
En este circuito, que albergó por primera vez una carrera de F1 en el año 1970, en el que se impuso el belga Jacky Ickx,  hemos vivido bonitas batallas y victorias de Alain Prost (en tres ocasiones), Michael Schumacher, Mika Hakinen o Niki Lauda.
Desde su retorno a la máxima categoría hace cuatro años, hemos vivido solamente victorias de la marca de la estrella plateada, las dos primeras de la mano de Nico Rosberg , en 2016 de Lewis Hamilton, y la temporada pasada por Valtteri Bottas.
Con sus  4,326 kilómetros y solo nueve curvas, se presenta como uno de los circuitos más cortos y simples del calendario, no obstante, sus estrecheces suelen ofrecer un buen espectáculo en pista. Como dato señalar que puede completarse una vuelta a este circuito en tan solo 69 segundos, que este año seguro que será alguno menos.
Ocupando un espacio central en el trazado, encontramos la estatua de un toro, de 50 toneladas, atravesando un arco realizado a partir del reciclaje de latas de Red Bull. Donde esperan unas gradas -azules y plateadas- también procedentes del reciclaje, en este caso de viejos hangares, y el recuerdo en forma de estatua de Jochen Rindt, primer austriaco que participó en una prueba de F1
Se trata de un circuito rápido con dos zonas muy diferenciadas: una muy rápida, formada por dos largas rectas unidas por un viraje a la derecha de casi 90 grados, y otra más lenta y revirada. Además  se caracteriza tanto por sus fuertes desniveles,  una  pendiente máxima del 9,3%, como por su velocidad, con largas rectas y curvas rápidas que deberían facilitar la labor de los pilotos cuando estos quieran adelantar.

Sus diez curvas, ofrecen claramente, cuatro posibles zonas de adelantamiento .Tras la línea de meta, llega la curva 1, que es una curva cerrada de derecha. Traccionar bien al salir de esta curva,  es vital para afrontar la recta más larga del trazado, donde se pueden alcanzar los 300km/h. Aquí se ascienden unos 60 metros, llegando al punto más alto de la pista, hasta llegar a la curva 2, otra curva a derechas y muy cerrada, que es claramente el punto más factible para intentar un adelantamiento y la frenada más difícil, pasando de unos 300km/h a los 60 km/h.
Tras volver a acelerar en un ligero descenso llegamos a la curva 3, para, continuando con el ligero descenso, llegar a la zona técnica más exigente, en donde afrontamos diferentes curvas enlazadas con pequeñas rectas. Hasta llegar a la curva 8, las más rápida de todas y que tiende a abrirse hasta el exterior, para tras otra breve recta, afrontar la última curva del trazado que enlaza nuevamente con la recta principal.
Hablamos de un trazado entre montañas, con un asfalto suave y nada abrasivo, en la que la principal dificultad se encuentra en acertar con el set up por las fuertes frenadas que la caracterizan. Se necesita una alta carga aerodinámica, pero también buena velocidad punta, para afrontar las dos largas rectas.
En cuanto a las zonas de DRS, la primera estará en la recta de meta, justo después de la curva número 9 (última de la vuelta), también llamada Red Bull Mobile, con el punto de detección situado a escasos diez metros pasados de la penúltima curva del circuito, la Rindt. Finalmente, la segunda recta de DRS se hallará en la contrarecta situada entre la segunda (Remus) y la tercera curva (Schlossgold), contando que el punto e activación está situado antes de la frenada de la segunda variante.
Pero además de estas dos, para este 2018, una zona de DRS extra será añadida después de la curva 1 del Red Bull Ring, lo cual debería permitir a los coches rodar más cerca uno de otros antes del intenso punto de frenada de la curva 3.
Durante la carrera, se darán  71 vueltas a los 4.326 metros que componen el Red Bull Ring, para completar 307,146 kilómetros en total.
Para esta cita, Pirelli ha decidido traer los compuestos Ultrablando, Superblando y Blando, los mismos que en 2017, eso sí, recordando que este año son un paso más blandos.
Horarios completos
Jueves
  Libres 1: 11:00h
  Libres 2: 15:00h
Sábado
  Libres 3: 12:00h
  Calificación: 15:00
 Domingo
  Carrera: 15:10h

miércoles, 20 de junio de 2018

Previo GP de Francia: Así es el Circuito de “Paul Ricard”


Tras 10 años de ausencia, el campeonato de F1 vuelve a país galo

El circuito de Paul Ricard puede sonar "nuevo" para los aficionados más jóvenes, pero el también llamado Circuito de "Le Castellet" puede rastrear sus orígenes en la F1 hasta principios de la década de 1970, cuando celebró el primero de sus 14 Grandes Premios franceses hasta la fecha.
Construido en menos de un año, y con pilotos famosos como Jean-Pierre Beltoise y Henri Pescarolo en su trazado de 5,8 km, el Circuito Paul Ricard - llamado así por su patrocinador - se inauguró en abril de 1970, antes de organizar su primera carrera de F1 ganado por Jackie Stewart.
La pista sería un terreno de caza feliz para los conductores franceses, con Rene Arnoux ganando en 1982 y Alain Prost triunfando no menos de cuatro veces, incluido el último Gran Premio en el lugar en 1990, momento en el que se consideró obsoleto para F1.
El comienzo del siglo 21 vio un renacimiento bajo nueva propiedad, con la transformación del circuito en el Paul Ricard High Tech Test Track. Utilizado (como su nombre lo sugiere) exclusivamente para pruebas, su diseño de configuraciones múltiples resultó popular entre los equipos de F1 y estableció nuevos estándares en materia de seguridad, promoviendo el uso de áreas de escapada pintadas de rojo y azul en lugar de las tradicionales trampas de grava.

En 2007, el Paul Ricard HTTT fue designado Primer centro de excelencia por el Instituto FIA para la seguridad en el automovilismo. Abrió sus puertas al público nuevamente en 2009 después de la construcción de una nueva tribuna y desde entonces ha sido sede de varios campeonatos importantes.
En 2016 se llegó a un acuerdo para devolver el Gran Premio de Francia a la pista, y antes de su reactivación de 2018 se han realizado numerosas modificaciones tanto en el circuito como en su entorno para garantizar un desafío adecuado para los pilotos y un espectáculo igualmente emocionante para la carrera aficionados.
El circuito presenta un diseño muy característico, destacando la larga recta (Mistral) de casi dos kilómetros. El trazado cuenta con múltiples configuraciones, pero el trazado elegido para la disputa del GP tendrá una longitud de 5,8 kilómetros y constará de quince curvas.
El punto más rápido estará en el último sector tras la curva 7, la mítica Signes que se hará a fondo desde la ya comentada recta de Mistral y en la aproximación a la frenada de Beausset.
Para este GP, Pirelli se ha decantado por llevar los compuestos Blando, Superblando y Ultrablando
Horarios GP de Francia
Viernes
Libres 1: 12.00h
Libres 2: 16:00
Sábado
Libres 3: 13:00
Calificación: 16:00
Domingo
Carrera: 16:10

miércoles, 6 de junio de 2018

Previo GP Canadá: Conozcamos el Gilles Villeneuve


Tras el pequeño periplo europeo, el campeonato del mundo de F1 se desplaza al continente americano, a la siempre emocionante pista semiurbana del circuito Gilles Villeneuve

Las instalaciones del Gilles Villeneuve están situadas en una isla artificial (hecha con las rocas extraídas al construir el metro de Montreal) repleta de zonas verdes y que tiene parte del trazado transitable el resto del año.
El carácter semiurbano del circuito hace que las barreras de protección y muros se encuentren muy pegados a la pista. El más famoso es el llamado 'Muro de los Campeones' llamado así desde que en la edición de 1999 Jacques Villeneuve (hijo de Gilles), Michael Schumacher y Damon Hill se estrellaran contra él. Los tres eran Campeones del Mundo y ello provocó que esa zona recibiera aquel apodo. En él se puede leer la inscripción 'Bienvenido a Quebec', en francés.
El circuito tuvo varias modificaciones de cara al Gran Premio de 2017.  Estos cambios se centraron sobre todo en el apartado de la seguridad, debido a la mayor velocidad de los nuevos monoplazas. Uno de los cambios más significativos y simbólicos es la modificación del icónico “Muro de los Campeones”, que desde entonces tiene un ángulo diferente ya que la FIA lo considero como peligroso.
Además se modificaron las puzolanas de gravilla, asfaltándolas y se ha cambió el guardarraíl de acero de la curva 5 por una barrera SAFER.
Emplazado en la entrada a la recta de meta, el muro de los campeones es, (era), uno de esos puntos míticos del Mundial de Fórmula 1. El único muro con nombre propio y con el que se la han visto tantos campeones de esta especialidad. Es el final de la chicane con la que se llega a meta y que sirve para pasar de más de 300 km/h a unos 150 con el que los coches salen escupidos hacia un muro por el que los pilotos tienen que pasar a pocos centímetros para apurar hasta la última centésima de segundo en cada uno de los giros a este circuito.

El Circuito Gilles Villeneuve de Montreal tiene 13 curvas: 7 a derechas y 6 a izquierdas. La medida actual del trazado es de 4'361 kilómetros. A él se dan 70 vueltas, completando un total de 305.270 kilómetros. El consumo aproximado de combustible por vuelta es de 2 kilos más o menos. Se trata de un circuito con amplias rectas y fuertes frenadas que hacen posible los adelantamientos.
El de Montreal es un circuito que suele gustar a los pilotos. Es complicado pero a la vez divertido. Su velocidad media es de unos 220 km/h. Tiene una bonita combinación de rectas muy rápidas y curvas lentas, para las cuales hay que emplear a fondo los frenos ya que se llega a altas velocidades. No hay muchas curvas rápidas.
El carácter semiurbano del circuito hace que se encuentre bastante sucio al iniciarse el fin de semana, aspecto que mejora según avanza el gran premio. La carga aerodinámica es baja-media. Los pilotos tienen que sacar lo mejor de sí mismos para sacar el máximo rendimiento, y para ello se ayudan de los pianos.
Junto a las largas rectas, en Montreal encontramos fuertes frenadas y giros muy técnicos. Las frenadas son de las más duras de todo el año, con seis frenadas superiores a los 250 km/h (cuatro de ellas por encima incluso de los 300), lo que castiga mucho los frenos de los monoplazas, que se desgastan muchísimo. Ante este panorama, y sin curvas rápidas, se necesita un coche con buena tracción saliendo de las curvas lentas, buena velocidad punta y que pase bien sobre los pianos. Los motores sufren un gran castigo por el tiempo que hay que ir a fondo de manera continua en la recta más larga (14 segundos). En el cómputo global, el uso del motor al máximo no es excesivamente alto, el 62%.
El Gilles Villeneuve contará con la novedad de contar con tres zonas de DRS. A las dos ubicadas en la gran Recta del Casino y en la recta, se les une este año una tercera. Los pilotos podrán activar el DRS en la mini recta existente hasta la llegada de la curva 8.
En Montreal se pondrá en juego el neumático superblando, el ultrablando y el hiperblando de la gama de Pirelli, la misma elección que en Mónaco, en un circuito que hace hincapié en el agarre mecánico.
Horarios
  Viernes
    Libres 1: 16:00h
    Libres 2: 20:00h
  Sábado
    Libres 3: 17:00h
    Calificación: 20:00h
 Domingo
    Carrera: 20:10h

jueves, 24 de mayo de 2018

Previo GP de Mónaco: Así es el circuito de Montecarlo


Tras Barcelona, el gran circo sigue su periplo por territorio europeo.  Y llega a la cita con más glamour y más impredecible del calendario, el GP de Mónaco

Sainte Devote, Beau Virage, Massenet, Casino, Mirabeau, Loews, Portier, Tunnel, Beau Rivage, Nouvelle Chicanne, Tabac, Piscine, Rascasse, Anthony Noghes, ¿qué aficionado a la F1 no conoce estos nombres míticos?
El de Mónaco es sin duda el Gran Premio por excelencia de la Fórmula 1. Criticado por unos, alabado por otros, queda claro que  el circuito de Montecarlo ha sido y es, un claro espejo que refleja todo lo que compone la Fórmula 1: historia, tradición, dinero, glamour, pasión. Su peculiaridad se basa en que es un circuito netamente urbano, sobre las calles del lujoso Principado de Mónaco.
Si hay un circuito reconocible a primera vista, ese es el de Mónaco. Un circuito urbano con una amplia trayectoria en el gran circo de la Fórmula 1 y que contiene míticos giros como la Rascasse o Loews. Puntos de extrema dificultad por los que los pilotos pasarán 78 veces por las 19 curvas, y los 3.340 metros del circuito urbano, hasta completar los 260 kilómetros de los que cuenta esta prueba. La Fórmula 1 corre en Mónaco desde hace 60 años, aunque desde 1928 hay carreras de otras categorías en las calles de esta ciudad. Pero su “debut” en la F1 como tal fue en 1950 cuando el legendario Juan Manuel Fangio se apuntó, no sólo la primera victoria sobre las calles del principado, sino el primer Grand Chelem e la historia
Mónaco tiene de velocidad media en una vuelta 155 km/h. El 45% de la vuelta se acelera a fondo, lo que supone un porcentaje muy bajo. El periodo máximo en el que el acelerador se mantiene a fondo es de 510 metros, con una duración de unos 9 segundos.
Los frenos se desgastan con facilidad en Mónaco debido a las numerosas frenadas y aunque se monten los neumáticos blandos, el desgaste de los mismos es medio. Los frenos se utilizan a tope el 12% de la vuelta.
El circuito de Mónaco es un trazado atípico, con pocas curvas rápidas y en el que las barreras están pegadas a la pista, algo que hace que sea complicado terminar la carrera sin irse directamente contra los muros, sin posibilidad de maniobrar en unas inexistentes escapatorias. Una carrera en la que lo que prima es la tracción del coche y su estabilidad más que la potencia y la velocidad; un factor clave es la búsqueda de la adherencia mecánica.

El trazado urbano utilizado a diario, y las líneas blancas hace que sea muy resbaladizo al comienzo del fin de semana, mejorando según los monoplazas van depositando goma sobre él. Los coches necesitan una configuración especial, con máximo apoyo aerodinámico por lo revirado del circuito, y suspensiones más blandas y unos 5 mm más altas por los baches y los desniveles. La dirección también se modifica, ampliando el ángulo de giro de las ruedas para poder negociar la curva más lenta del Mundial, Loews.
El pitlane de Mónaco es uno de los más complejos de la temporada con sus 301 metros, sobre todo por su entrada y salida. Los pilotos pierden en torno a los 24 segundos por parada.
Un circuito en el que, además, es prácticamente imposible adelantar en pista. Esto hace que sea decisiva la posición con la que se parte y la estrategia a seguir, pues encontrar tráfico en Mónaco es firmar tu sentencia de muerte.
Como nota de singularidad, el Gran Premio de Mónaco, es el único que no llega a la distancia de 300km. Debido a lo virado de su trazado y la baja velocidad media. Si se completara la misma distancia que en las otras carreras, la duración superaría las dos horas.
En Mónaco solo tendremos una zona de DRS, ubicada en la recta donde están situadas la salida y la meta. El punto de detección ha sido fijado entre las curvas 16 y 17, mientras que el de activación se encuentra a la salida de la última curva, que enfila hacia St. Devote.
Para esta ocasión Pirelli ha, teniendo en cuenta que es un trazado que no exige demasiado de las gomas, y por eso trae su gama más “suave”, con el Ultrablando, el Superblando y el Blando.
A modo de anécdota, señalar que en Mónaco los entrenamientos libres se disputan el jueves en lugar del viernes. El motivo por el que tenemos Fórmula 1 en jueves, actualmente es por tradición, pero en sus orígenes el motivo era una festividad religiosa. Siempre se hacía coincidir el Gran Premio con la festividad de la Ascensión,  festividad que se celebra  40 días después del domingo de Pascua.
Horarios completos:
Jueves
  Libres 1: 11:00h
  Libres 2: 15:00h
Sábado
  Libres 3: 12:00h
  Calificación: 15:00
 Domingo
  Carrera: 15:10h

sábado, 19 de mayo de 2018

Eric Boullier: "Creo que sé cómo hacer mi trabajo"


El francés se siente capacitado para seguir liderando el proyecto de McLaren

McLaren, ese equipo que desde hace temporadas, cada año promete nada, pero no consigue casi nada. Ese equipo que posiblemente cuenta con el que es uno de los 3 mejores pilotos de parrilla, pero lleva desde el GP del Brasil del 2012 sin lograr una victoria, concretamente hoy hace 2001 dias,  y lo que es peor, en los últimos tres años, los que duro su unión con Honda, rozando el ridículo fin de semana tras fin de semana.
Este 2018 se veía algo diferente, los de Woking por fin rompían su matrimonio con Honda,y empezaban una nueva aventura con una Renault.
La temporada ya no empezaba del todo bien, Eric Boullier reconocía allá por el mes de febrero, un pequeño retraso, debido a la tardanza en la decisión de dejar Honda por Renault. Fuimos a los test de Barcelona, y si bien lo visto no era malo del todo, la verdad es que nos dejó un poco fríos.
Llego la primera cita de la temporada, y ya vimos que el MCL33 no era un coche lo suficientemente bueno para estar ni tan siquiera en la parte alta de la parrilla, y solo las buenas manos de Fernando Alonso y ciertas circunstancias de las carreras, han permitido a los de Woking y tras cinco GP, ser el 5º equipo en el mundial de constructores y Fernando Alonso 7º en el de pilotos.
Pero está claro que las cosas no funcionan como deberían en McLaren, y fruto de ello es la noticia que conocimos hace unos días del relevo de Tim Goss como director técnico, dentro de lo que será una revisión de sus operaciones técnicas.
Incluso algunas voces, ponen en duda si Eric Boullier es el hombre ideal para seguir al frente como jefe de equipo del proyecto de McLaren. El francés se defiende, y asegura que sabe lo que tiene que hacer:
"Hay mucha expectación por parte de McLaren y de los aficionados. En mi vida pasada, he estado gestionado, reconstruyendo, reestructurando algunos equipos y gané con todos ellos en todas las categorías en las que estaban. Creo que sé cómo hacer mi trabajo y necesito asegurarme de que podemos hacerlo a tiempo.
Sabemos lo que tenemos que hacer. Tuvimos que mejorar la fiabilidad y tuvimos que mejorar el rendimiento. Tenemos algunos otros equipos con la misma unidad de potencia, por lo que tenemos algunas referencias y en eso estamos trabajando. Es un largo camino".
Tras tantos años sin victorias, Boullier sabe que una de sus principales misiones, es mantener la moral alta:
"Creo que es parte de cualquier líder, el asegurarse saber mantener la moral de tus tropas lo más alta posible. Y lo erróneo es tener expectativas equivocadas. Hay que ser muy claro y transparente con nuestro equipo. Saben exactamente qué estamos haciendo en pista. Saben exactamente el feedback que nos llega. Hacemos lo mismo con gente de toda la compañía, para que no haya expectativas equivocadas".
Como ya he comentado con anterioridad, el equipo se encuentra inmerso es una restructuración interna, Boullier no quiere profundizar de manera pública sobre este tema:
"No queremos comentar mucho sobre lo que estamos haciendo. Estamos tratando de ser los mejores y eso implica también mirar cómo podemos ser más eficientes en nuestra organización. Hay una mejora constante en todo. Es parte de la vida de un equipo de Fórmula 1 para rendir más y mejor".
Hablando ya más de temas actuales, el nuevo morro visto en Barcelona, junto a otras mejoras aerodinámicas, fueron el centro de atención del pasado GP de España, Boullier asegura que funcionaron bien  y
"Nos hubiera encantado tener este paquete antes, pero esto es lo que hay. Me gustaría dar las gracias a toda la gente del McLaren Technology Centre porque trabajaron muy duro para tener todo preparado en Barcelona. Es bueno ver que el esfuerzo ha sido recompensado con una correlación positiva.
Este fin de semana ha sido un buen paso, pero en las próximas carreras seguiremos desarrollando. En la F1 actual no se trata de traer un paquete mágico, sino de ir paso a paso. Poco a poco iremos introduciendo nuevos elementos y mejoras."

miércoles, 9 de mayo de 2018

Previo GP de España: Así es el circuito de Barcelona-Catalunya


El gran circo llega a uno de los llamados circuitos históricos de la F1, ya que con esta, se cumple la edición número 28ª

El Circuit de Barcelona-Catalunya, también conocido como Circuito de Montmeló, está situado en la población de Montmeló,y a tan solo de 32 kilómetros de la ciudad de Barcelona. Inaugurado en el año 1991, tiene un aforo de 131.000 espectadores, y acoge diversas competiciones entre las que destaca como no el Gran Premio de España de Fórmula 1
Los equipos y pilotos de Fórmula 1 conocen el circuito de Montmeló como la palma de su mano, ya que grandes premios aparte, es lugar un lugar habitual para la celebración de test, como por ejemplo las dos sesiones celebradas este mismo año a finales de febrero.
Sin embargo este aspecto hace que todos los pilotos conozcan el circuito a la perfección, por lo que a veces no queda lugar para sorpresas. En Montmeló, el 57% de la vuelta se hacen con el acelerador apretado a fondo, con un máximo de unos 16 segundos (en 1140 metros).
En el circuit es clave la aerodinámica de los monoplazas para tomar las curvas rápidas, mientras que la tracción a baja velocidad y la estabilidad en frenada son importantes por la gran degradación que su asfalto produce en los neumáticos, sobre todo si hace calor como suele ser habitual.
Como gran novedad este año, antes de los test de pretemporada se decidió reasfaltar el trazado. Además, dos módulos de la tribuna C han desaparecido, mientras que la H se ha desplazado hacia abajo, mucho más cerca del último viraje, el que da entrada a la recta de meta. Al mismo tiempo, se ha retrasado el muro lateral para mayor seguridad en el punto de frenada. Con eso se consigue ampliar en unos 20 metros la escapatoria.
La parte técnica del Circuit la podemos ir viendo a través de cada sector. En el primer sector la máxima dificultad es que comprende la recta de meta, una de las más largas del mundial, y se mete de lleno en la curva Elf, que está seguida por una enlazada hacia la izquierda antes de llegar a la espectacular curva 3. La recta pide velocidad máxima y una estabilidad de frenada a prueba de bomba, mientras que después, la sección de curvas pero sobre toda la curva 3, antigua curva Renault, exige maximizar el paso por curva manteniendo una velocidad alta. Es una curva que se toma a 230-240 km/h para llegar a la frenada de la Repsol a aproximadamente 290 km/h. Ahí finaliza este primer sector que, como digo, exige ya un compromiso entre velocidad máxima en la recta principal y estabilidad en la curva 3.

El segundo sector es quizás el que más  gusta con la bajada tras negociar la antigua Repsol en dirección a la curva 6. Esa sucesión de curvas a la derecha que empieza en la 5, da paso a una corta recta y a una frenada brusca para afrontar la 6 a izquierdas, es un gran punto del circuito. Tras la curva 6 viene la magnífica bajada en pos de la S que forman las curvas 7 y 8. Esa S en particular aglutina una curva como la 7, en la que uno se tira al vértice para escapar inmediatamente a la derecha, cogiendo el máximo de piano posible en la curva 8 y avanzar a toda velocidad a la curva 9. Entrar correctamente en la curva 7 garantiza (prácticamente) la mejor velocidad máxima antes de frenar ligeramente en la 9 (que es ciega y muy emocionante).
La curva Ciega 9 es clave también para afrontar la contrarrecta del Circuit, otro punto de velocidad pura. Si todo ha ido bien en la primera parte del sector llegamos a la fuerte frenada de la curva de la Caixa en las mejores condiciones para meternos de lleno en el tercer sector. El más complicado y lento desde mi punto de vista. Aquí las claves son tener máxima tracción para salir de La Caixa, y mucho tacto para negociar las dos siguientes. Esta zona es crítica en cuanto a tracción, y lo que viene después de Europcar, la chicane que existe desde 2007, es una prueba de ello. Los pianos aquí, sobre todo el de la curva 15, no permiten muchas bromas y es mejor no interesarse mucho por coger de lleno este último para mantener las cuatro ruedas en al asfalto y prepararse para la última curva del circuito, la Catalunya, clave cogerla al máximo posible para afrontar la recta principal con la máxima velocidad.
Los monoplazas, deberán dar 66 giros al trazado de 4,655 km, realizando de esta manera, una distancia total  de 307,104 km.
El carril de boxes del Circuit tiene 331 metros de longitud y se tarda en recorrer unos 21 segundos más la duración de la parada en si, por lo que la gestión del cambio de gomas en boxes es uno de los puntos claves de la carrera.
Para Montmelo, la FIA ha mantenido las dos zonas de DRS habituales. El punto de detección de la primera zona se encuentra justo antes de la curva 9, y su punto de activación está justo después de ese giro. El punto de detección de la segunda zona se haya poco después de haber superado la curva 15, y su punto de activación se ubica al comienzo de la recta principal.
Para la carrera en Barcelona, Pirelli ha escogido el compuesto medio, blando y superblando.
Horarios para el fin de semana
  Viernes
    Libres 2: 11:00h
    Libres 2: 15:00h
  Sábado
    Libres 3: 12:00h
    Calificación: 15:00h
 Domingo
    Carrera: 15:10h